jueves, 23 de junio de 2011

Mantenimiento: La diferencia entre el éxito y el más rotundo fracaso


Por Ing. Carlos Presencia Jurado
Boletín 44 AIPOP

Los grandes fracasos de conducción del país, cada día son más notorios, porque atacan de manera directa, la calidad de vida de la población y son debidos en la casi totalidad de los casos, a la inexistencia más absoluta, de un elemento indispensable en el mundo moderno y en la vida diaria, que se llama: MANTENIMIENTO.

Para definirlo, sería apropiado decir que se trata de una serie de trabajos, con calendario riguroso de ejecución y de prioritaria necesidad, no sólo para garantizar que el servicio se seguirá prestando eficientemente, sino para evitar su deterioro y que poco a poco, se vaya destruyendo y con ello suframos las consecuencias, de empeorar nuestra calidad de vida.

Muchos de los analistas más versados en la metodología del mantenimiento, no han dudado en calificarlo como un signo de CULTURA, en el pueblo o grupo de seres humanos que lo aplica, lo respeta y lo cumple cabalmente.

De qué sirve concluir una plaza, una avenida, un teleférico, una autopista, un metro, un ferrocarril o unas viviendas, si una vez inaugurado y puesto en funcionamiento, no se programan ni se cumplen, las exigencias mínimas de mantenimiento, para asegurar que dicho servicio se mantendrá siempre en condiciones iguales a las de su inauguración o incluso mejor, de ser ello posible. Las consecuencias son siempre las mismas: rápido deterioro, pérdida de valor y por ende, mal servicio y quejas de los ciudadanos que desencadenan protestas violentas y colectivas.

En Venezuela, hemos tenido experiencias muy importantes: En 1974 se promulgó la Ley Sobre la Conservación y Mantenimiento de las Obras e instalaciones Públicas y de inmediato se creó la Fiscalía General de Mantenimiento, que se convirtió en un organismo asesor del ejecutivo, en la formulación de una política coherente en materia de conservación y mantenimiento y veló por su aplicación, en las obras y edificaciones de servicios públicos, incluidas las instalaciones y equipos necesarios para su funcionamiento. Su importancia fue tal, que por Ley, se aprobó que el 5% del presupuesto nacional, debería ser utilizado de manera exclusiva, en Mantenimiento. Hoy, esta Fiscalía, está eliminada y lo que pudo haber sido la primera experiencia exitosa de una Cultura de Mantenimiento en Venezuela, lo es, de fracaso.

Las consecuencias son evidentes para todos: Una red vial y de puentes, destrozada en todo el país y en sus ciudades, un sistema eléctrico destruido, con redes de aguas blancas y negras contaminadas y causantes de graves problemas de salud. Viviendas que son construidas en zonas de alto riesgo o sin servicios básicos completos o mal construidos.

Es preciso llamar la atención, para que sea corregido este absurdo proceder y se obligue, no sólo a un importante apartado para el mantenimiento en el presupuesto nacional, sino el estricto cumplimiento de los inspectores calificados profesionalmente, honestos y con ética, capaces de defender lo que es patrimonio de todo el país.

Contacto: cpresen@aipop.com.ve – www.aipop.org.ve PRESIDENTE

Publicado por:
http://www.aipop.org/site/uploads/Boletin44.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada